Saltar al contenido

Ondas de choque contra la disfunción eréctil ¿Son efectivas?

Ondas de choque contra la disfunción eréctil
Rate this post

El confinamiento instaurado para gestionar la expansión de la pandemia ha causado en nosotros grandes niveles de estrés emocional, algo que puede llegar a afectar considerablemente nuestro rendimiento sexual. Aunque pueda parecer un problema de poca importancia, la disfunción eréctil plantea muchas dificultades a la hora de mantener la relación que tengamos con nuestra pareja, por lo que se requiere averiguar cuáles pueden ser las causas de esta problemática así como conocer los tratamientos disponibles, entre los que podemos encontrar las terapias de ondas de choque.

A continuación te hablaremos en detalle acerca de la terapia de ondas de choque, una técnica que empleaba inicialmente ondas de alta intensidad para el tratamiento de la Litiasis renal y que, gracias al uso de ondas de menor intensidad, se consigue remediar los síntomas de la disfunción eréctil.

Lo que debes saber sobre la disfunción eréctil

Podemos definir la disfunción eréctil como la dificultad del hombre para mantener una erección del pene lo suficientemente rígida y duradera que le permita tanto realizar el coito como llevar a cabo diferentes prácticas sexuales. Se trata de una condición que impide la realización de las actividades antes mencionadas, dando lugar así a numerosos problemas emocionales y afectivos que dañan considerablemente la relación con nuestra pareja, así como el autoestimadel hombre que la padece.

El origen de la disfunción eréctil en un paciente puede deberse a causas de todo tipo. Dado que la erección se trata de un fenómeno de carácter fisiológico que involucra un complejo proceso de transporte de estímulos nerviosos y liberación de sustancias químicas encargadas de retener la sangre en los cuerpos cavernosos del pene, en el momento en el que uno de los pasos requeridos para completar dicho proceso falla, se pierde la capacidad de mantener la erección. Es por ello que, a la hora de buscar un tratamiento para la disfunción eréctil, encontrar la causa detrás de esta resulta fundamental.

Diagnóstico y tratamientos

A la hora de diagnosticar una disfunción eréctil, el médico encargado deberá llevar a cabo una revisión completa sobre las enfermedades previas que haya padecido el paciente, así como una evaluación acerca de sus hábitos de vida, alimenticios y sexuales, preguntando por supuesto acerca del consumo de medicamentos y sustancias como el alcohol o las drogas. Además, deberá comprobar que el origen no tenga un componente emocional, comprobando para ello si el paciente sufre de depresión, ansiedad, estrés crónico o problemas de pareja. Finalmente, también se analizará el rendimiento de las funciones cardiovasculares y nerviosas del paciente, así como la cantidad de testosterona que se puede encontrar en sangre.

RECOMENDADO  Propiedades del vinagre de frutas: Usos y Beneficios

En lo que respecta al tratamiento de la disfunción eréctil, el objetivo principal es poner remedio a las causas detrás de la disfunción eréctil. El tratamiento más empleado, por lo general, se basa en el uso de retardantes de la erección que, si bien presentan buenos resultados, estos son capaces de ocasionar efectos secundarios negativos en algunos casos. Por suerte, existen otras alternativas cuya eficacia no tiene nada que envidiar a la de estos fármacos.

¿En qué consiste el tratamiento de la disfunción eréctil por ondas de choque?

El tratamiento de la disfunción eréctil vascular por ondas de choque se trata de una terapia no invasiva e indolora que ha conseguido mejorar la calidad de las erecciones en el 80% de casos, una vez transcurridos entre 3 y 5 meses. Según evidencian numerosos estudios científicos, las ondas de choque de baja intensidad consiguen favorecer la irrigación de sangre en los tejidos del organismo, así como formar nuevas redes vasculares y recuperar el equilibrio químico de sustancias orgánicas y los procesos de renovación celular. Al mismo tiempo, esta terapia física de carácter no invasivo logra mejorar los nervios encargados de la transmisión de señales sensitivas y motoras a lo largo del cuerpo (incluyendo el pene).

Dejando a un lado los efectos directos sobre la disfunción eréctil, la terapia por ondas de choque consigue complementar la respuesta a los fármacos retardantes antes mencionados, gracias principalmente a la reparación del endotelio vascular, tejido que secreta el óxido nítrico encargado de regular la erección. La seguridad en su uso (no requiere del uso de fármacos ni de exponer tejidos profundos), combinada con los óptimos resultados obtenidos dan lugar a un tratamiento especialmente eficaz con el que, además, se consigue tratar la enfermedad de Peyronie, especialmente durante las primeras fases de la misma.

RECOMENDADO  ¿Qué tipo de tratamiento dental necesito?

¿Cómo es una sesión de tratamiento de la disfunción eréctil por ondas de choque?

Es posible que te estés preguntando en qué consiste, exactamente, una sesión de terapia con ondas de choque de baja intensidad destinado al tratamiento de la disfunción eréctil. Hemos de aclarar, en primer lugar, que el emisor de ondas empleado para llevar a cabo este tratamiento tiene la capacidad de ajustarse a la región del cuerpo en el que lo apliquemos. Una vez el paciente acude al centro médico, como ya mencionamos en uno de los párrafos anteriores, no resulta necesario que entre a quirófano ni que reciba anestesia, ya que el tratamiento es totalmente indoloro.

Una vez el paciente se haya recostado en la camilla, el médico procederá a examinar la zona genital. Tras esto, aplicará con cuidado el emisor de ondas en toda la extensión del pene, desde la porción más distal del glande hasta la base de los cuerpos cavernosos. Con esto ya habrá finalizado el procedimiento, y el paciente ya estará listo para marcharse a casa.

Como habrás podido observar, se trata de un tratamiento bastante rápido y sencillo que te permitirá retomar tus actividades diarias en muy poco tiempo. Si bien es cierto que depende de cada persona, por lo general se necesita de un total de cuatro, cinco o seis sesiones (a una por semana) para poder percibir los resultados de la terapia de ondas de choque. Existen numerosos centros en los que se aplican estas terapias a los pacientes por lo que, si estás interesado, te recomendamos que hagas algunas búsquedas en Internet que te permitan encontrar el centro más cercano o con mayor prestigio de tu zona.